Viajando en autobús por Sri Lanka

Moverse en transporte público por la isla es realmente fácil y muy barato. El autobús se convierte en la única alternativa cuando no hay líneas de tren. Los autobuses te llevan a cualquier pueblo o esquina de la isla y, exceptuando la ruta por la costa sur Colombo – Galle – Mirissa, los autobuses no circulan por la noche.

La primera vez que cogí el autobús fue con la ayuda del hombre del primer hostal  en Negombo. Me dirigía a Colombo. Nos situamos en el lado izquierdo de la calzada y cuando pasó un autobús con unas marquesinas en singalés y/o quizá también en tamil (ambos indescifrables) le alzas la mano, el autobús desacelera y tu casi te subes en marcha. Llevaba apenas unas horas en Sri Lanka y fue muy raro. Todo el mundo me miraba.

Una recopilación de las rutas se puede encontrar aquí. Aunque lo más sencillo es ir a la estación y preguntar a la gente, que normalmente te indican o te acompañan a la parada.

Se puede calcular una velocidad media de unos 45 km/h contando las paradas.

¿Cuánto cuesta viajar en autobús?

Precios orientativos:

  • Urbanos 10 – 20 Rs
  • Distancias cortas  (1 hora) 25 -50 Rs
  • Distancias medias (3 horas) 50- 100 Rs
  • Distancias largas (a partir 5 horas) 200 Rs

En los autobuses van, al menos, 2 personas: El conductor y el cobrador, que cuando se acerca a las paradas saca medio cuerpo fuera y empieza a gritar de manera repetitiva, e incluso musical, el nombre del destino. Supongo que es por si la gente no sabe leer o no alcanza a leer la marquesina. En los trayectos largos el conductor se cambia con el vendedor y viceversa.

Típico autobús

En Sri Lanka no hay muchas autopistas, carreteras secundarias ni carreteras principales. Los autobuses, exceptuando la línea del sur (Marissa – Galle – Colombo), paran por todos los sitios que pasan. Le dices al conductor o al vendedor que quieres bajarte y te paras donde quieras. Cogiendo cualquier autobús que vaya en la dirección adecuada no te puedes perder mucho! Yo me ayudaba de nuestro gran amigo el gps del móvil y cuando me acercaba a mi destino solicitaba la parada.

Hay tres tipos: Yo siempre cogía el primero que pasaba!

  • Azules o blancos: son de empresas privadas. Suelen estar pintados con dibujos y por dentro muchos están decorados con motivos religiosos. Los precios son similares a los públicos rojos.
  • Rojos: son gubernamentales.
  • Express: Son modelos más occidentalizados, con aire acondicionado y cuestan más del doble que los autobuses normales. Sólo existen en las rutas específicas en la zona costera.

El billete se compra al cobrador ya una vez en marcha. De vez en cuando el hombre se da una vuelta y te vende el billete. No, no se le olvida quién se sube y quién se baja. Y menos de ti, que probablemente seas el único extranjero en el autobús, el foco de atención. Suelen ser honestos, nunca me timaron, ni suelen hacerlo, y alguno incluso se te sienta a tu lado para hablar contigo!

Otro aspecto: las puertas NUNCA se cierran! Es normal que vaya el acompañante asomado por la puerta, tomando el aire. Puede llegar a hacer bastante calor, menos mal que las ventanas son correderas y suelen estar abiertas! Aunque a menudo no deslizan muy bien. Tampoco te faltaran figuras o imágenes de Buddha:)

Puertas siempre abiertas, ¿Para qué cerrarlas?

Agarrar el autobús no es complicado, con el tiempo le cogí el tranquillo y me acabó gustando. También ayuda que el precio es muy muy bajo.En los 13 días que estuve en la isla pude estar unos 30 horas dentro de un autobús.

La conducción de los chóferes es algo alocada y acelerada, van adelantando a todo coche, moto o tuktuk que se le pone por delante. Y ya que las carreteras suelen tener sólo un carril, van invadiendo el carril contrario constantemente. Además el autobús va abriéndose paso a base de tocar el claxon, incluso más que el freno! Normalmente van pitando sin parar, un sonido nada agradable.

La principal norma de circulación es clara: El vehículo más grande tiene preferencia. Autobuses, camiones -> Furgonetas -> coches -> tuktuk -> motos -> bicis

La gente que va en el bus no suele llevar maletas, viajan con lo puesto o con una pequeña bolsa. Tampoco hay un maletero para poner las cosas, bueno, realmente sí, uno en la parte de atrás pero raramente se abre. Así que la mayoría de las veces pones la mochila cerca del conductor, que hay algo de hueco y no hay que pagar nada por las maletas o mochilas. Aunque en trayectos largos puede llegar a ser incómodo si el autobús esta lleno.

Es curioso que para arrancar el autobús se haga de forma manual. Ahí ya entendí el porqué van dos personas. El vendedor/acompañante levanta la tapa del motor (imagen de arriba)  y tira de una manivela hasta que el motor consigue arrancar. No suele arrancar a la primera! y de regalo se mancha las manos de grasa.

Los autobuses suelen ser del modelo “Lanka Ashok Leyland”, algo antiguos y no sé por qué, en las paradas que hicimos de larga duración, me llamó la atención que le ponían calzos a las ruedas para que no se vaya para atrás, supongo. (Foto abajo)

Ruedas con calzosEjemplos:

  • 50 Rs. de Negombo a Colombo en Autobús no express
  • 199 Rs. de Colombo a Habanara
  • 120 Rs. de Habarana a Kandy
  • 110 Rs. de Colombo a Negombo express

 

Quizás te pueda interesar:

No te cortes! Dejanos un comentario...