Beijing: Fin de Trayecto

Por fin llegamos a Beijing!! Tras unos duros, pero emocionantes, 20 días de viaje estamos en nuestro último destino. Llegué algo enfermo y cansado de los últimos días, así que no tenía muchas fuerzas y ánimos para moverme mucho por la gran ciudad china.

En la puerta de la CIudad Prohibida

Según lo planeado, iban a ser tres días densos de visitar lo más remarcado de Pekín, pero hubo cambio de planes. Únicamente estuve en la Ciudad Prohibida y la plaza de Tiananmen por que tenía ganas de ir a esos sitios y NO fui a ver la Gran Muralla!!

Mi experiencia en Beijing fue quedarme paseando por calles aleatorias, sin rumbo, me monté en algún autobús urbano sin destino concreto y para acabar fui a un mercadillo.

Fue curioso cuando en el autobús se bajó casi todo el mundo y de repente me preguntó el conductor (en perfecto chino mandarín… ) <<¿Dónde vas?>> yo.. pues entre que no sabía donde iba ni qué contestarle, le señalé a la señora de al lado mio y seguimos para adelante. Suficiente para mi estado!! Luego me bajé en la siguiente parada y entré al primer restaurante y me comí una sopa riquísima 🙂  Me senté en un banco y observé a los lugareños como se bañaban en un canal, entré a varias tiendas, compré fruta, una exposición de caligrafía china, y ya volví al hostal siguiendo el GPS.

De paseo en el bus urbano en Beijing

La visita a la Ciudad prohibida fue mi única experiencia cultural-turística en Beijing. Según dicen es una de las visitas básicas de Beijing. Este gran recinto sirvió como palacio de mando para los 24 emperadores de la dinastía Ming. Es el monumento/edificio más importante y visitado de Pekín, especialmente por los ciudadanos chinos. El Palacio es enorme, reservad al menos unas 2 horas (sin verlo en profundidad).

Durante toda su historia hasta 1949 el Palacio estuvo reservado para la corte y sus súbditos, por ello se le conoce con ese nombre. En la arquitectura destaca la armonía de los números, en este caso predomina el 9, por ejemplo en las puertas hay 9×9 bolas. También se dice que tiene 9.999 estancias.

Puertas en la Ciudad Prohibida

Lo que más me gustó sin duda fue el Jardín imperial, situado al final de la visita, junto a la salida. Los árboles y las pequeñas construcciones me llamaron mucho la atención.

Jardín Imperial

La plaza de Tiananmen es la más grande de Beijing y se utilizaba para reunir al pueblo y esta justo a los pies de la Ciudad Prohibida. Tiene un cierto valor histórico ya que en esa plaza tuvieron lugar las conocidas y polémicas Protestas de Tiananmen en el 1989, que pretendían ser un punto de inflexión para el pueblo chino, pero que el gobierno silenció con fuerza bruta. Allí se tomó la famosa foto “Tank man” que dio la vuelta al mundo. ¿Reconocéis esta foto?

Foto de “Tank man” en la plaza de Tiannamen

En Pekín nos despedimos de China, nuestra gran ruta por China!!! Me dejé en el tintero ir a la Gran Muralla o el Templo del Cielo, pero… ya volveré a Beijing! Nos vamos cansados, pero habiendo vivido una experiencia increíble. Después sólo nos faltarían 15 horas de vuelo hacia Europa.

Informaciones útiles:

  • La Ciudad Prohibida abre de 8:30 -17 y cierra los lunes, exceptuando julio y agosto. Entrada 40¥, estudiantes 20.
  • Dentro de la Ciudad Prohibida para acceder a Sala de los relojes se paga aparte 10¥ (5¥ estudiantes) A las 11 y a las 14 horas hacen funcionar 3 relojes cada vez. Creo que merece la pena si se entra para ver la demostración.

No te cortes! Dejanos un comentario...