Islandia (III): Los alrededores de Reykjavik