Islandia: Blue Lagoon

El Blue Lagoon es uno de los sitios más famosos de Islandia. Aunque no hayas estado allí, seguro que has visto alguna vez la típica foto con las rocas volcánicas al fondo… Sin lugar a duda uno de los sitios marcados para visitar. Algo explotado turísticamente y caro, pero creo que merece la pena de visitar. 

Todo empezó cerca de la central geotérmica Svartsengi, que al no drenar bien las aguas se empezó a crear una laguna, donde los locales, hacia los años 70, ya tomaban sus baños. Después, a partir de 1992 se creo un complejo hotelero para su explotación y la laguna dejó de ser natural. Desde entonces se ha  ido ampliando.

Blue lagoon, zona principal

Los tickets empiezan en 40€ en invierno (50€ en verano) y según he leído, ha subido muchísimo en lo últimos 5 años. Hay que llevarse bañador y toalla. Existe la posibilidad de comprar una entrada combinada con el autobús desde Reykjavik.  Los horarios de apertura están aquí  y en la página web oficial se pueden encontrar la mayoría de detalles para la visita. Dormir allí es posible, pero a un precio prohibitivo. También existe una barra húmeda dentro del lago, con unos precios abusivos, tipo Cerveza 9€.

Cara B de Blue Lagoon, las fotos siempre las verás apuntando hacia el otro lado!

El agua tiene un color blanquecino por su riqueza en sílice y azufre. Además en el fondo de la laguna hay una especie de arcilla, la cual según dicen tiene propiedades benéficas para la piel. Habréis visto por ahí la típica foto con la cara blanca, ¿no?  Dentro hay varios lugares donde puedes echarte “gratis” la arcilla en el cuerpo. Al salir te encuentras con la habitual tienda de  souvernirs y montones de productos de belleza con propiedades “milagrosas“. Se dice por ahí que el agua estropea mucho el pelo, aunque para mí no fue para tanto.

Grúas al fondo para construir el hotel

La laguna estaba llena de turistas, pero había buen ambiente y bastante relajado. El agua está caliente pero no en exceso, aunque hay algunas zonas cerca de lo géiseres más calientes para quien lo desee. Estar sumergido en aguas azuladas, entre vapores/niebla, el contraste del negro volcánico de las rocas con el tono azul, cuando todo a tu alrededor es nieve y frío, y si incluimos otros factores como el atardecer, la luna, las estrellas o incluso las auroras boreales, hace de esto una experiencia única.

Entrada
Camino de entrada al Blue Lagoon

Informaciones útiles:

  • La laguna azul se encuentra cerca del aeropuerto de Keflavik, 20 km, por lo que es recomendable aprovechar y acercarse para relajarse tras el vuelo o antes de partir para  así ahorrarse el camino.
  • Los horarios de apertura están aquí  y en la página web oficial.

 

No te cortes! Dejanos un comentario...