La magia no la hacen los lugares, sino las personas