El Vaticano: La ciudad-Estado católica cuna del arte Renacentista

El Vaticano, el centro del catolicismo, es el pequeño país enclaustrado dentro de la ciudad de Roma. Allí encontrarás todo el esplendor del arte renacentista, la basílica católica más grande del Mundo o la Capilla Sixtina.

Visitar el Vaticano es casi visita obligada en Roma y mucha gente va únicamente a Roma, para entrar al Vaticano. Es por eso suele haber bastante bastante gente, muchas veces hasta 20,000 personas cada día!
En este post quiero explicar un poco mi experiencia, así como las partes del Vaticano, que yo no las tenía muy claras antes de ir. Dónde conseguir las entradas y cómo ingresar.

EN la Basílica de San Pedro

El Vaticano es una ciudad-estado con 900 habitantes censados. Una teocracia. El Papa es el soberano, aunque este delega las funciones de gobierno en su secretario de estado.

El nombre viene de Vaticinium que significa predecir el futuro, término de procedencia de los etruscos de Florencia.

Horarios y tarifas

Para visitar el Vaticano hay dos partes, más o menos independientes, la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos. Hay muchas opciones de entradas combinadas, con descuentos de estudiantes o familiares, etc. En la página web oficial puedes ver todas las opciones. La más general son 16€ + 4€ para evitar las colas.

Yo recomendaría una visita guiada, ya que vagar por la inmensidad de obras de arte sin saber, creo que es un poco pérdida de tiempo… y para un vez que tenemos la oportunidad de estar en un sitio así, habrá que aprovechar, ¿no?

Un Audio guía es otra buena opción si quieres ir más por libre.

Horarios: Los museos Vaticanos es gratis cada último domingo del mes 9– 18 h. (último acceso 16 h.)

No hace falta que seas Berlusconi para saltarte las enormes colas que se generan en el Vaticano, compra la entrada por internet y reserva con tu entrada con el suplemento “skip the line”. Nota, la cola del control de seguridad no se la salta nadie! todos han de hacerla!

Cómo llegar

En metro: La plaza de San Pedro está cerca (10 minutos a pie) de la parada de metro Ottaviano, línea naranja dirección Batistini si vienes desde el centro. Para los Museos Vaticanos mejor la parada Cipro.

Ingreso

Antes de entrar hay un control de seguridad tipo aeropuerto, pero mucho más relajado. Hay dos entradas, una para la capilla sixtina y basílica de San Pedro y otra para los Museos Vaticanos. Mira la entrada que has reservado y en el email o pdf que te mandan debe de estar indicado claramente dónde tienes que empezar.

Se puede pasar con líquidos y comida.

No piden nada de pasaporte o documento de identidad.

Va bastante rápido y abren a las 8 am.

Una vez dentro, ve a la taquilla de “Guided Tours” si tienes visita con guía y te darán unos tickets en papel con el meeting point A, B, C o E. Ve a los baños aquí por qué luego no hay muchas posibilidades.

Plaza de San Pedro

La plaza de San Pedro es la Plaza más simbólica del Vaticano, todos la hemos visto alguna vez por tv o fotos! Ésta representa el 20% del país, tiene forma elíptica y está a los pies de la majestuosa Basílica de San Pedro.  La plaza está rodeada de 258 enormes columnas donde se realizan los controles de seguridad para los grandes eventos.

Esta plaza se utiliza para albergar a las masas que quieran recibir la bendición del Papa de “Urbi et orbi” y se celebran las principales ceremonias cristianas durante todo el calendario católico.

Plaza de San Pedro

En 1981 tuvo lugar allí el famoso atentado contra San Pablo II. Más sobre la historia del atentado.

La via della Conciliacione, que va desde la plaza de San Pedro hasta el Castello de Sant’Angelo, es el símbolo de unión del estado italiano y el Vaticano. Una gran avenida que mandó construir Musolini en el  año 1936, pavimentaron la avenida y destruyeron el barrio que había antiguamente allí.

Basílica de San Pedro

La iglesia cristiana más grande del mundo, llena de obras de arte del renacimiento, oro y una cúpula de unos 30 metros que impresiona bastante. Dentro del edificio se pierde la sensación de las dimensiones, por ejemplo, las letras doradas que hay en los laterales miden 1,80 metros de alto, cosa que desde abajo parecen mucho más pequeñas. La superficie del edificio representa el 7% del país del Vaticano.

La Basílica de San Pedro se construyó entre los años 1506-1626 y fue levantada en el mismo lugar donde previamente se encontraba la antigua basílica constantiniana de San Pedro, terminada en el año 333.

Basílica de San Pedro

El Altar de BerniniSegún la tradición cristiana, debajo del gran altar de Bernini se cree que está enterrado el apóstol San Pedro, pero no hay evidencias claras a día de hoy.

El altar no está en el centro, debajo de la cúpula, por un error de cálculo… Cuando se dieron cuenta, para mover las columnas pesaban mucho y se quedaron así.

En todo el edificio, todas lo que parecen pinturas o frescos, realmente son mosaicos con unos azulejos muy muy pequeños, que casi no se perciben desde lejos. Sólo hay un fresco en total ya que los otros que hubo se remplazaron por mosaicos.

La salida se encuentra al pasar la cripta de los papas, donde están enterrados casi todos los papas, bajando unas escaleras (está bien marcado). Desde abajo también se puede ver la tumba de San Pedro desde cerca. También se puede salir de la Basílica por arriba.

Museo del Tesoro

Para subir a lo alto de la cúpula deberás subir 531 escalones y pagar 6€. Otra opción es 8€ con un ascensor y luego subir otros 200 escalones.

El museo del tesoro son 5€ entrar y hay colección de joyas y otros tesoros vaticanos.

Capilla sixtina

Una de las grandes obras de arte del renacimiento es la Capilla Sixtina de Miguel Ángel. Esta se encuentra, como no, dentro del Vaticano, y es uno de los puntos calientes de la visita.

La sala no es en sí pequeña, pero sí mucha gente la que entra, y está casi permanentemente bastante lleno. No es posible hacer visitas guiadas en el interior (supongo que para no apelotonar a la multitud).

En el interior hay un poco de agobio, ya que los policías están dirigiendo a la gente para que vaya entrando, la gente echando fotos, cuando está totalmente prohibido y los guardas de seguridad llamando al silencio (al fin y al cabo sigue siendo una capilla).

Únicamente hay unos pocos bancos abarrotados, donde hay gente mayor sentada. Yo quería sentarme a toda costa, para descansar y para poder mirar bien los techos, pero claro había personas que los necesitaban más que yo… y hay que darles preferencia! Así que a girar la cabeza y mirar hacia arriba.

Una cosa que se cree erróneamente  es que Miguel Angelo pintó los frescos del techo acostado, cuando realmente lo hizo de pie. Esto se sabe por que encontraron los andamios que utilizaron para pintarla.

Recuerda: Nada de fotos o vídeos (con o sin flash)

Museos Vaticanos

Lo que se conoce como Museos Vaticanos hoy, eran antiguos palacios papales ahora transformados en museos. Allí hay obras de arte de la antigüedad clásica y renacimiento a rebosar. Las esculturas casi se apilan en sus pasillos y seguro que en sus sótanos también. Quizás demasiada información que procesar en un día y una sola visita.

Al haber tanta gente, la visita está diseñada para ser unidireccional, una masa de gente se va moviendo por las salas, sólo hay que dejarse llevar. El primer pasillo me impresionó por la cantidad de esculturas que puede haber en un espacio tan reducido, según la guía unas 1000 piezas.

Primera sala de los Museos Vaticanos
El fresco del Ticket

La galería de los mapas me llamó la atención, un google maps de la época. Son más de 40 mapas dibujados en las paredes con todo detalle, y no están orientados con el norte en la parte superior, sino girados hacia roma.

Está permitido tomar fotos o vídeos SIN flash (para usar trípodes necesitas un permiso especial)

Otros

Código de vestimenta cubriendo siempre los hombros y rodillas.

Unos 110 guardias suizos, que viven fuera del Vaticano, son los encargados de la seguridad en la Santa Sede.

Un sitios para comer una buena pasta, fácil y barato cerca del Vaticano es Pastasciutta (Via delle Grazie 5). Por unos 5 o 6€ tienes tu plato de pasta para llevar o comer en el pequeño establecimiento. Al lado de Pastaciutta también hay un comercio (Alice pizza) de pizzas al peso.

Más sobre Roma:

No te cortes! Dejanos un comentario...