Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejucios, la intolerancia y la estrechez de mente