Si amas más los Zapatos que el Camino, no vale la pena caminar