Salzburgo: La ciudad de Mozart

Salzburgo, la ciudad de Mozart, ubicada en un lugar privilegiado rodeada por los Alpes, es suntuosa e increíble.  La arquitectura barroca de sus edificios, palacios, plazas y calles hacen que recorrer Salzburgo sea único. Por eso es una de las ciudades top para visitar en Europa. El centro es suficientemente pequeño como para ir a pie, pero grande para no aburrirse en un día. En 1996 fue declarada patrimonio de la UNESCO.

A orillas del río Salzach
A orillas del río Salzach

A pesar de ser la cuarta ciudad en población de Austria, acoge cada año a más 1,5 millones de visitantes (2014), únicamente superado por la capital, Vienna. Es considerada la ciudad de la música por mantener su gran tradición musical y por todos los músicos que históricamente han nacido o vivido allí.

La primera idea que me vino a la cabeza antes de ir a Salzburg fue… los Mozartkügel! Sí, esos bombones de pistacho, mazapán y avellana. Quizás sea el souvenir más famoso, y aunque no los hayas probado, seguro que los has visto en alguna tienda o supermercado. El artífice de estos pralines  es Paul Fürst, el confitero que ya en el 1890 los vendía en su tienda. Hoy en día esta confitería (FÜRST) sigue abierta y es regentada por su nieto.

Vista desde el Kapuzinerberg
Vista desde el Kapuzinerberg

Para ver la ciudad desde un lugar privilegiado basta con subir y  dar un paseo a Kapuzinerberg o Mönchsberg. Hay varias ruta/paseo que se puede recorrer en una hora, pasando por alguna iglesia, capilla o mirador.

iglesia de St- Blasius al final de Getriedegasse

La calle Getriedegasse es la calle comercial y transitada del casco antiguo. En esa misma calle, en el número 9, nació el famoso compositor y músico Mozart (1756). Allí  empezó su carrera y vivió hasta los 17. Saliendo de Getriedegasse, una calle estrecha, se abre la calle y se encuentra de repente la iglesia de St. Blasius. Me resultó muy imponente al llegar.

Vistas desde el castillo de Salzburg
Vistas desde el castillo de Salzburg

El castillo o fortaleza de Hohensalzburg (traducido del alemán sería “alto Salzburg” es sin duda el símbolo de la ciudad y se puede ver desde casi cualquier punto de la ciudad. Se empezó a construir en el año 1077 es actualmente una de las fortalezas medievales más grandes y mejor conservadas de Europa. Durante la primera guerra mundial fue utilizada como prisión, donde eran enclaustrados los prisioneros italianos. Más tarde, allá por los años 30, fueron confinados a los activistas nazis capturados.

Nosotros tuvimos suerte y entramos gratis al haber una carrera que subía y terminaba en el castillo. Es una visita imprescindible. Se puede subir en funicular (3.80€) aunque andando es relativamente fácil (unos 100m. de ascensión vertical).

Exterior de la catedral
Exterior de la catedral

La catedral tienen una bonita fachada barroca de mármol blanco estilo italiano.  Personalmente no soy gran amante del turismo eclesiástico, sin embargo el interior de esta catedral creo que merece la pena dedicarle un tiempo. Me impresionaron las bóvedas, arcos y los frescos

Interior de la catedral
Interior de la catedral

El cementerio de St. Peter fue lo que más me gustó de Salzburg. Actualmente el cementerio sigue en funcionamiento, por que se pueden encontrar lápidas recientes. Esto me creó una sensación extraña y moralmente, por respeto, no me parece un sitio para ir de “turismo”. No obstante dimos un paseo, saqué la cámara sólo para un par de fotos y seguimos nuestra ruta. El cementerio no es muy grande pero lápidas, crucifijos, esculturas y caminos lo hacen mágico. 

En torno al año 700, San Ruperto fundó el monasterio benedictino
Desde el patio de la Abadía de San Pedro, se llega al cementerio (Petersfriedhof), situado a los pies de la colina Monchsberg, es el más antiguo de Salzburgo, contiene una parte importante de la historia de la ciudad. La tumba más vieja data de 1288. Dentro se pueden visitar unas pequeñas y antiguas catacumbas (entrada 2€).

Cementerio de St- Peter
Cementerio de St- Peter

Comimos en un puesto de perritos calientes: Balkan Grill, que dicen que pueden ser de los mejores Hot Dogs del mundo. A mi personalmente no me pareció para tanto…  Es un diminuto puesto donde una señora mayor prepara los perritos, mientras la gente hambrienta hace cola en la calle. Esperamos unos 15 minutos.

Larga cola para comer un hot dog!
Larga cola para comer un hot dog!

Sólo venden Hot dogs, 5 tipos diferentes, aunque básicamente son casi todos muy similares, sólo varían los ingredientes: ketchup/mostaza/ especias. Para llegar es relativamente fácil: Getriedegasse 33 (la calle famosa donde está la casa del nacimiento de Mozart) metiendose por un arco hacia un patio interior. El cartel pone Bosna Grill.

Pidiendo en el Balkan Grill
Pidiendo en el Balkan Grill

En Salzburg hay varias cervecerías con producción tradicional (al igual que en Bamberg). Como no dispusimos de mucho tiempo, únicamente pudimos probar una: La Augustiner Bräu. Es un convento, dónde hay tradición desde 1621. El recinto es enorme, creo recordar 3 salas, algunos puestos de comida y, naturalmente, cerveza servida directamente desde el barril de madera.

Dentro de la Agustiner Bräu Salzburg
Dentro de la Agustiner Bräu

El sitio bastante acogedor lleno de austriacos y algún turista que otro.  La cerveza, servida en la típica jarra de cerámica, estaba muy buena y suave. Cada jarra pequeña (0.5 litros) cuesta alrededor de 3,80€ y el doble la grande (1 litros).

Me quedé con ganas de visitar el Hangar 7, un edificio de Red Bull, que originalmente iba a ser propiamente un hangar, ahora está destinado al entretenimiento y cultura. En él hay varias exposiciones y galerías de arte, entre ellas todos los aviones y coches de F1 de redbull. Seguramente una visita puede estar interesante.. la próxima vez!

Informaciones útiles:

  • Los trayectos: Viena-Salzburg son 2.5 horas en tren y Graz-Salburg son 4 horas en bus o tren (desde 9€)
  • Por su localización rodeado de montañas, es casi más fácil llegar desde Alemania que desde Austria. 140 km. desde Munich.
  • Hay dos oficinas de turismo: en la estación de trenes y en Mozartplatz.
  • La Salzburg Card sirve para el transporte y entrar a los sitios de interés. Nosotros no la compramos. Para más información en el folleto.
  • La temporada alta es en verano: Julio y Agosto. El alojamiento es mucho más caro, aunque la temperatura es ideal.
  • Los horarios del funicular van cambiando a lo largo del año. En verano  cierra a las 22.00 para poder ver anochecer desde arriba.

No te cortes! Dejanos un comentario...