«No puedes tener reencuentros si jamás has dicho adios»