Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas