Para qué darle vueltas a las cosas, si podemos dárselas al Mundo